MiComunaBDV digital brindó atención financiera a comunidades remotas de Mérida

En aras de afianzar su premisa de inclusión social y eficiencia económica, el Banco de Venezuela se instaló en los municipios Zea y Arzobispo Chacón del estado Mérida, a través de su programa de bancarización nacional: MiComunaBDV digital.

Los habitantes de estas comunidades andinas tuvieron la oportunidad de acceder a la oficina virtual del BDV durante arduas jornadas de atención, que se extendían hasta horas de la noche.

Desde el pasado 28 de septiembre, la Institución trasladó su maquinaria bancaria hasta Los Andes venezolanos para ofrecer apertura de cuentas personales y jurídicas, entrega tarjetas de débito, afiliación a canales electrónicos como PagoClave y PuntoYaBDV, solicitud de dispositivos BiopagoBDV para negocios locales, así como de financiamientos para el desarrollo de proyectos socioproductivos.

El pueblo de Zea, situado al suroeste de la entidad, fue el primero en recibir al equipo de MiComunaBDV digital, donde se beneficiaron más de 3.000 personas, además de otorgar un total de 350 créditos a emprendedores regionales por el orden de los 1.400 millones de bolívares.

En el acto de clausura de esta jornada, el presidente del BDV, José Javier Morales, resaltó que este programa contribuye a la reivindicación económica de los merideños, pues facilita y dinamiza las operaciones bancarias mientras impulsa a los sectores económicos estratégicos de la Patria.

“Esto es realmente la socialización bancaria, que el Banco venga a su comunidad a atenderlos. Sólo el BDV ha asumido este reto de movilizarse por el país para ayudar al pueblo”, enfatizó.

Bancarización para los pueblos del sur de Mérida

Tras cinco días de trabajo ininterrumpido en Zea, la entidad bancaria se desplegó por el Parque Nacional Sierra Nevada, dentro de la extensa Cordillera Andina, hasta llegar a los Pueblos del Sur de Mérida, para atender a los habitantes del municipio Arzobispo Chacón.

Los emprendedores de las parroquias Canaguá, Mucutuy, Mucuchachí, Chacantá, El Molino, Capurí y Guaimaral, recibieron respaldo crediticio para el progreso de sus ideas económicas, enfocadas en los sectores agrícola, ganadero, comercial, textil, gastronómico y cafetalero.

De este modo, la Institución consolida sus políticas de socialización y acceso a los servicios bancarios en los lugares más recónditos del país, y se mantiene a la vanguardia financiera tecnológica con base en el Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad.

Texto: Gerencia de Prensa Banco de Venezuela